Jueves, 05 de abril de 2012

Las hermandades del Jueves Santo le han perdido el pulso al tiempo. La lluvia sigue causando estragos en una Semana Santa que se se nos está escapando entre los dedos irremisiblemente. Nefasta, tanto o más que la anterior. Quién lo iba a decir. A las ocho de la tarde se ha acabado una de las jornadas grandes de la Semana Santa de Sevilla con todas las cofradías habiendo decidido, en buena lógica, no arriesgar ante una tarde que no se ha movido entre probabilidades, sino entre certezas. La verdad de un tiempo inclemente.

Pero el cofrade, a pesar de los palos que se viene llevando desde el Domingo de Ramos, sigue poniendo el corazón en manos de la esperanza. Esperanzas que quizás esta noche nos hagan resurgir de nuestras cenizas. La Esperanza de dos barrios. Ejes de una Madrugá que transitará por el camino surcado por el Señor de Sevilla. Entre tanto la Centuria recupera el pulso de la ciudad paseando su "rancataplán" por sus debilitadas arterias.

¿Qué podemos hacer?


Publicado por tontodecapirote84 @ 20:54  | Sevilla
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios