Domingo, 03 de enero de 2010

El año de las nuevas

Síntoma de que la manifestación de la religiosidad popular sigue gozando de una óptima salud, especialmente en los barrios tan necesitados de referentes espirituales, lo conforma sin duda la consolidación de las nuevas hermandades que paulatinamente se están incorporando al concierto procesionista de las distintas ciudades andaluzas. Así de cara al próximo año 2010 y por motivo de su inminente incorporación, me vienen fundamentalmente a la cabeza dos: El Sol en Sevilla y la Paz de Fátima de Jerez. Ambas tienen muchas papeletas de engrosar la nómina de hermandades de sus respectivas cuidades en la próxima Semana Santa.

 

El año del Castillo

Será 2010 un año especial para los cofrades de la Cena jerezana, pues muy probablemente presentarán cara al Lunes Santo, la restauración completa de su paso de misterio que se está llevando a cabo en los talleres de Paco Bazán.

Pero además, este hecho supondrá mucho más que la simple recuperación de una obra de arte valiosísima, de uno de esos pasos que ya no se hacen, ya que Jerez volverá a disfrutar de uno de los conjuntos más exactos y conseguidos de la Semana Santa Andaluza, después de que el año anterior procesionaria sólo el Señor en el paso del Santo Crucifijo. Volverá el soplo y el alma que cada año nace a Jerez por el portón de la parroquial de San Marcos. Volverá un todo indescriptible. Un sueño, que el año pasado no fue más que un intachable paso en la calle. No se si me entienden.

 

 El año de las primeras

Será este el año en que en Málaga definitivamente ser los últimos en pasar por el recorrido oficial deje de considerarse un privilegio. Cautivo y Rocío ya han dejado clara su intención de pasar los primeros dejando atrás toda una historia de nocturnidad y alevosía. Nos tendremos que empezar a acostumbrar a buscar hermandades en la sobremesa y, como son los casos, cofradías de mucho tirón que han tenido que renunciar a posturas tradicionalmente inmovilistas para asegurar su propia supervivencia estética.

 

El año del Sábado Santo gaditano

Decenios llevan discutiendo los cofrades en algunas ciudades (Málaga o Jerez, por ejemplo) la instauración/recuperación del Sábado santo como jornada procesionista. Sin embargo, ha saltado la liebre en Cádiz donde tras un concienzudo y silencioso trabajo han conseguido abrir el día al incienso y la cera nazarena con el beneplácito eclesial. Será el Santo Entierro quien ocupe dicha jornada y el tiempo y la experiencia dirá si ha merecido la pena. Mientras tanto los demás podemos tomar buena nota y valorar si efectivamente necesitamos o no abrir el campo y como proceder en consecuencia desde la sensatez y la cordura.

 

¿el año del malacitano Museo de las Cofradías?

TOP SECRET...

 


Comentarios